Tuesday, March 24, 2009

Retrocesión.

Lo que haces en la universidad podrias hacerlo tu mismo leyendo un libro. La gente se complica tanto la existencia, y en realidad las cosas son simples. El maquillaje no te tapa los defectos, y nos olvidamos de lo hermoso que es echarnos en un jardín a observar las estrellas. Escribimos e-mails, mas no escribimos cartas de puño y letra. Vemos las noticias, mas no observamos al mundo cuando ignoramos a ese señor recostado en el suelo porque perdió su casa. Desconocemos su vida, de dónde vino y la persona que alguna vez fue. Comemos más comida rápida y menos comida saludable. La esencia de un libro reside en su idioma original, mas nos conformamos con saber un idioma y leer la versión traducida. Preguntas a alguien : "Hola cómo estás?" y reduces tu respuesta a un simple "bien." Yo quiero saber más de ti. Cuando te salude, quiero saber como estás realmente. Quiero que sepas que me importas, y que estoy ahí para escucharte. Quiero saber tu historia. Quiero saber como realmente ves al mundo. Tus ojos no son iguales a los míos. Eres diferente a mí, mas somos de la misma raza. Y tenemos la capacidad para pensar. Así que sumerjámonos en lo complejo de nuestras personalidades, y analicémoslas.
Quiero actuar más, y pensar menos. Quiero escribir mucho, mas aplicar lo que escribo a mi vida personal. Escuchamos canciones, mas no nos molestamos en entender su completo significado. Oimos más, pero escuchamos menos. Sentimos lo dulce o áspero de algo,pero no nos tomamos el tiempo suficiente para averiguar el porqué. Nos creamos más problemas imaginarios y menos soluciones adecuadas.Decimos muchas cosas, pero lo que sale de nuestras bocas a veces no va parejo con lo que sentimos.Nos quejamos de lo que nos sucede, mas no hacemos algo por arreglarlo. Si tú eres inteligente y lo sabes, no necesitarás saber cuanto sacaste en un examen de coeficiente intelectual. Y si eres estúpido, no sabrás que lo eres, pues estupidez e ignorancia son de la misma familia.
Asumimos más, y preguntamos menos. Creamos proyectos para el futuro, mas nos olvidamos del presente. Tenemos más valor para pensar en el mañana en vez del hoy. Caminamos a paso lento, mas no bailamos bajo la lluvia que llora con nosotros. Organizamos nuestro tiempo en una agenda, mas cada día que pasa deja de ser menos impredecible. Nos volvemos más narcisistas, y el mundo se convierte en un lago en el que reflejarnos. Dejamos de creer en cuentos de hadas, mas no nos damos cuenta que un poquito de la inocente Blancanieves, la Cenicienta y la Bella Durmiente aún reside en nosotros.
Empatizamos menos con las personas, y apuntamos más dedos. Exploramos nuestra realidad interior, mas no la conquistamos. Inventamos un sinúmero de teorías, mas nos olvidamos de ponerlas en práctica para comprobar su validez. Gastamos siete dolares en una cajetilla de cigarrillos sabiendo que en el mundo hay gente que no tiene los recursos necesarios para siquiera comprarse un sandwich.

Estamos en la era de la retrocesión.

3 comments:

V a v o said...

lo que cabe pensar es: Si todo tiempo pasado fue mejor... ¿por qué se busca tanto el progreso, y no mas bien el regreso?

Alicia María Abatilli said...

Retrocesión que no alcanza la salida.
Coincido contigo.
Vuelve a escribir, es necesario.
Alicia

V a v o said...

y tú, no piensas escribir?